Expedición Baltico 2013

La expedición de Oceana de 2013 al Báltico tiene como objetivo reunir datos biológicos e información sobre actividades pesqueras para fundamentar las propuestas de áreas marinas protegidas y gestión pesquera de la organización.

Diarios

I’ve spent over a year analyzing hours of expedition videos taken by our underwater robot (the ROV). I have to say that you quickly start recognizing the usual suspects of fish and algae. One of the fish that is most commonly seen is the eelpout (Zoarces viviparous).

It is a slimy skinned fish with lots of colour variations, but dark-light brown patterns are most common. 

Hoy tras finalizar el trabajo de campo, el día estuvo repleto principalmente de  coordinación logística: embalar todo el equipo, preparar los vehículos para su largo viaje de vuelta a España y finalmente irnos de Polonia. Esta podría ser la pieza final de nuestra expedición por el litoral del Báltico 2013, pero aún no ha terminado.

Mientras la mayor parte del grupo parte rumbo a Madrid, el líder de la expedición, Xavier Pastor, y yo trabajamos arduamente con nuestro equipo de comunicaciones para preparar  la rueda de prensa que tendrá lugar mañana en Szczecin, Polonia.

El tiempo vuela y ya estamos casi al final de nuestra gran aventura por el Báltico. Después de cuatro semanas de trabajo arduo e intenso, ha llegado la hora de volver a Madrid. Empaquetamos el ROV y lo enviamos a Barcelona; después embalamos todas nuestras cosas en Polonia y así dimos inicio a nuestro regreso. Sin embargo, tuvimos una última oportunidad de visitar algunos puertos, así que la aprovechamos; nos dividimos en tres grupos para ser más eficientes.

Hoy es el último día de trabajo de campo. El resto se realizará desde oficinas y universidades, en forma de revisión de videos, recopilación de datos, documentación, ponencias y un larguísimo etc. Mientras los buzos nos dirigimos unas 12 millas para realizar dos buceos, el equipo de ROV compuesto por Xavier, Maribel, Albert y Mike, se dirigen al otro lado de la bahía para operaciones desde la costa.

Hoy ha sido nuestro primer día de ROV y buceo en Polonia. Comenzamos temprano por la mañana buscando un lugar adecuado donde lanzar nuestra lancha, pero debido a que es temporada alta, hay una gran concentración de turistas, y por lo tanto nos lleva más tiempo la preparación de las operaciones . Finalmente, después de comenzar en Gdańsk, encontramos un lugar perfecto en el puerto de Jastarnia en la península de Hel.

Hoy el resto de la expedición llegó a Gdansk. Andrzej tuvo problemas con el coche, así que tuvimos que llevarlo a  un garaje. Nos dijeron que tardarían un par de horas, así que mientras esperábamos Andrzej se ocupó de e-mails y llamadas, y yo me puse a editar algunas de las imágenes de los puertos.

Durante la expedición lavar la ropa ha sido tal desafío que hemos tratado de evitarlo hasta casos de extrema urgencia. Hoy desayunamos un poco tarde en nuestro hotel de Espoo y decidimos resolver el tema de la ropa sucia en un servicio de lavandería profesional en un centro comercial. Teníamos el tiempo justo ya que nuestra conexión de ferry a Tallinn era por la tarde. Pensamos que dos horas y media sería más que suficiente para lavar y secar la ropa, sobre todo tratándose de una lavandería profesional...pero ¡no podríamos haber estado más equivocados!

Después de unos días de trabajo en Norrskär, ponemos rumbo a Polonia. Serán cerca de 1500 km y un ferry para llegar a la zona. Nuestros compañeros del lugar llevan días estudiando puertos y zonas donde realizar las operaciones de ROV, buceo y documentación de puertos pesqueros. En comparación  con los trabajos de años anteriores realizaremos una semana más de estudios hasta que pongamos rumbo a casa.

El primer día de julio va de buceo. Basándose en lo observado en las dos jornadas previas de ROV en la zona, Hanna decide que realicemos dos buceos en las proximidades de Norrskar. La primera inmersión nos depara la habitual ración de peces muertos y agonizantes: llama la atención el hecho de que en cada buceo, además de pequeños cadáveres, encontremos siempre peces boqueando. No lo había visto nunca, ni siquiera en el Báltico, y da mala espina.

El objetivo principal para el día fue llegar desde  Åland a Vaasa en Finlandia. Teníamos una conexión de ferry hacia las dos de la tarde, por lo que la mitad del grupo pasamos la mañana haciendo trabajo de campo cerca del puerto de Mariehamn.

La otra mitad estaba dando “mimos” a la neumática pues teníamos un faro roto que habíamos manipulado para poder trabajar y la antena suelta. Los faros fueron reemplazados y la antena fue reemplazada.

Después del trabajo político y con medios de comunicación, resultado de nuestra reunión con Carina Aaltonen, Ministra de Medio Ambiente y Asuntos Sociales del archipiélago autónomo de las Islas Aland, a quien presentamos nuestras propuestas de nuevas áreas marinas protegidas en las aguas que gestiona, hoy nos complació ver el eco de dichas actividades reflejado en la prensa; también nos sorprendió ser mencionados en el blog de la propia ministra http://bloggen.fi/carina/2013/06/26/nedrakning/.

Hoy fue mi último día en la expedición. Viajamos de Åhus en el sur de Suecia a Estocolmo para coger el ferry que nos llevaría a las islas Åland, donde nuestra directora de la oficina de Copenhague, Hanna Paulomaki, se hizo cargo y dirigió la parte de la expedición que corresponde a Finlandia. Decidimos salir temprano por la mañana, ya que teníamos que estar en el puerto para coger el ferry a las 3.00 p.m. y luego teníamos que conducir casi 700 kilómetros. Así que nos propusimos salir a las 7.00 a.m., sin imaginar que un neumático pinchado nos daría la bienvenida.

Este fin de semana ha llegado por fin el día de lanzar nuestra expedición al Báltico. Tras meses de preparativos, todo el mundo ha podido pasarse por la oficina para repasar qué es lo que hacemos en Oceana. Sentarnos en la mesa y trabajar en el ordenador no es un objetivo de por sí, sino un medio de llegar adonde queremos. Para mí, como recién llegado, ha sido la oportunidad de conocer a la gente que simboliza los esfuerzos de Oceana de forma muy evidente: los submarinistas.

A continuación:

La tripulación