Would you like to view our US Site?

Expedición Mar del Norte 2017

Los científicos de Oceana llevan a cabo su segunda expedición al Mar del Norte para documentar los hábitats y especies del fondo marino de estas latitudes.

Diarios

Hoy han venido los medios de comunicación a visitarnos al propio barco: ITV News Tyne Tees y la emisora local de la BBC (el programa “Look North”), así como la radio Newcastle BBC. Les hemos contado y mostrado todo lo relativo a esta expedición y el trabajo que llevamos a cabo.

Hoy es el último día de navegación de la tripulación del Neptune, ya que está previsto que esta noche atraquemos en el puerto de Newcastle, dando por finalizada esta expedición, la segunda llevada a cabo por Oceana en el Mar del Norte.

Han sido muchas millas náuticas de navegación, a lo largo de 5 países, se han muestreado los fondos marinos con 138 dragas, tomado 799 muestras, más de 80 transectos de ROV. Hemos realizado un total de 28 inmersiones, para mí como buceador, sin duda los mejores momentos.

Después de unos cuantos días en seco, hoy fue la última inmersión de la expedición y Escocia nos ha dejado un buen recuerdo.

Es el reino de los crustáceos: nécoras, bueyes, bogavantes, … En cada grieta, en casi cada agujero nos encontramos unas pinzas haciendo guardia a la entrada.

Lo más curioso ha sido encontrarse una nécora en plena muda. Los crustáceos tienen una forma de crecer sorprendente, salen de su propio caparazón dejando su exoesqueleto como si de un guante se tratase. Poco a poco su cuerpo absorbe agua y se endurece, alcanzando casi el doble de su tamaño.

Si por una razón, hubiera de elegir una, de entre todas las inmersiones que hemos tenido el placer de disfrutar hasta hoy, me quedaría con las Islas Farne, anexas a la Reserva Natural Nacional, aguas fronterizas de Inglaterra con Escocia. Cargadas de bogavantes, bueyes de mar, medusas melena de león, merlos y opulentos bancos de abadejos, que sujetos a un inmensurable lecho de manos de muerto son custodiados por la fascinante presencia de la foca gris, indiscutible reina de sus costas.

Otro cambio de hora, otro cambio de UTM, se cierra el circuito. Múltiples X tachan las zonas ya conquistadas. El último reducto es Newcastle: comienza el asedio.

La multi-beam nos proporciona la inteligencia sobre el terreno. Zona llana, fangosa, sin rocas ni desniveles que nos indiquen que haya algo interesante. Unas cuantas escaramuzas de la draga confirman a los científicos el sustrato de la zona y el tipo de vida local.

Hoy partimos de IJmunden, en Países Bajos, rumbo a aguas británicas, para finalizar la expedición. Los partes meteorológicos nos auguran una travesía brava; de hecho, olas del sur ya están batiendo con dureza los costados de la nave. Matamos el tiempo revisando los detalles de esta última etapa y clavando la mirada en el horizonte, para combatir el mareo. Siendo un danés que navega hacia Inglaterra en pleno temporal, no puedo evitar sentirme un poco como un vikingo de los viejos tiempos, en una de sus expediciones por estos mismos mares que estamos atravesando ahora.

Hoy nos dejan algunos de los compañeros de la expedición, así que les ayudamos con la descarga, nos despedimos de ellos y les deseamos buena suerte, como es costumbre en el mar.

Por la tarde aprovechamos que el barco tiene que aprovisionar para visitar Ámsterdam, que nos queda a pocos kilómetros.

Qué puedo decir de esta hermosa ciudad, solo que pasamos una tarde estupenda y disfrutamos de sus calles, canales y gentes, quedándonos con ganas de un poco más. Pero hay que volver al barco, en pocas horas, partiremos para el Reino Unido.

Esta tarde volvíamos a puerto tras finalizar una jornada “clásica” Draga/ROV/CTD/Draga/ROV/Draga, cuando divisamos el enorme cadáver de una ballena (probablemente un rorcual) flotando en superficie. Es irónico que no hayamos visto ni uno solo de estos gigantes en casi 50 días de expedición y acabemos viendo ahora uno muerto. Una pena.

¿Te imaginas abrir una ventana hacia el mar y observar durante dos meses los fondos submarinos del Mar del Norte? Nuestra vía de observación, aparte de nuestra propia vista, son múltiples sistemas de cámaras, sensores, robots submarinos, dragas y demás sofisticados aparatos. En lo que se refiere a la documentación de aguas someras, el equipo de buceadores hemos disfrutado con las espectaculares colonias de aves en las costas escocesas y amplias áreas marinas con bosques de quelpos.

El mapeo acústico es una de las pocas cosas que podemos hacer de noche en esta expedición. Pero esta noche navegamos hacia un nuevo lugar de investigación, al norte del Bruine Bank. Esto significa que, debido a mi ciclo de sueño cambiado y al hecho de que esta noche no recogemos nuevos datos, me voy a dedicar a organizar todos los datos recopilados durante la semana pasada. Llevo a cabo un rápido procesamiento para determinar su calidad, y tomo notas para facilitar la localización de archivos específicos durante los próximos meses.

Hoy ha sido un día lleno de fotos y vídeos submarinos. Comenzamos con el SPI (Sediment Profile Image), un aparato que penetra en el lecho marino y toma imágenes de cortes transversales del mismo. De esta manera, logramos hacernos una idea de la estructura de capas del fondo del mar. Visitamos dos ubicaciones en un área cercana a Doggerbank. El resto del día lo dedicamos al ROV (vehículo de control remoto). La primera inmersión la hicimos en la misma zona donde tomamos las imágenes con el SPI. Aquí pudimos observar arena, fragmentos de conchas y numerosos peces planos.

Debo decir que estoy disfrutando a fondo nuestra aventura a bordo del Neptuno; ¡es un placer trabajar con una tripulación tan maravillosa! Como investigadora del Instituto Neerlandés de Investigaciones Marinas (NIOZ), me interesa especialmente aprender más sobre la distribución, estructura y funcionamiento de la macrofauna marina en el sector neerlandés del Mar del Norte.

…….Quién lo diría, me vuelve a tocar escribir diario, por lo tanto eso significa que ha pasado mucho tiempo desde la última vez y eso solo quiere decir una cosa: se va acabando esta gran experiencia vivida en el Mar del Norte llena de buenos momentos, grandes experiencias y muuuuchasssss millas ya por detrás. En fin, genial. Ahora con algo de tristeza pero, al mismo tiempo, entusiasmado por volver con la gente que dejamos en casa y poder explicar la suerte que hemos tenido de vivir estos dos meses a bordo del “Neptune”

Me despido de vosotros y hasta la próxima. Gracias, Oceana.

Hoy ha sido un muy buen día de trabajo, de esos por los que merece la pena movilizar una campaña como esta. En Brown Bank, en la parte más occidental de las aguas holandesas, hemos descubierto un arrecife de gusanos poliquetos de la especie Sabellaria cf. spinulosa. Durante un transecto de ROV de 80 minutos de fondo, hemos filmado los arrecifes que estos gusanos constructores realizan, soldando sus tubos entre sí y alcanzando alturas de hasta más de 30 centímetros y superficies de varios metros cuadrados.

El factor humano en una campaña es, sin duda, lo más importante. Se pueden hacer campañas sin ROV, sin dragas o sin CTD, pero no se pueden hacer campañas sin tripulación. La tripulación de Oceana para esta campaña ha sido siempre alrededor de 18 – 20 personas. En teoría, no debería ser fácil convivir en un barco de 50 m durante 2 largos meses de duros trabajos, en teoría…

Han pasado ya más de 40 días desde el inicio de la Expedición. Hoy estábamos algunos de nosotros reunidos después de la jornada de trabajo en nuestra "sala de cine" y comentábamos cómo parecía que llevábamos aquí una eternidad. Es como si todos nos conociéramos de siempre y no hubiera mundo más allá del Neptune y su horizonte. Pero a la vez nos dimos cuenta de que el tiempo había pasado y que lo que parecía tan lejano empezaba a avanzar hacia nosotros como un tren sin freno...

Es gratificante salir de nuevo a la mar después de unos días en puerto. Fue una pena tener que restringir las inmersiones con Ben, Harold, Peter, Flor y Udo, nuestros colegas holandeses, por culpa de la grúa y el mal tiempo aunque, a cambio,  tuvimos la oportunidad de volver a Groningen y pasar muy buenos momentos. Después de varios intentos fallidos con algunos equipos, parece que la suerte nos acompaña y nos deja trabajar un poco. De momento, hemos escaneado el fondo con el Side Scan Sonar obteniendo buenos resultados.

Día de puerto: amanecemos en Holanda, rodeados de molinos y a 4 metros bajo el suelo, pero esta vez no hay historias de amor rocambolescas y de antemano predecibles, tan solo es la marea. Después de una incursión nocturna por las calles de Groningen, cada criatura ha vuelto a su nido, madriguera, refugio o camastro y no tenemos que contar ninguna deserción.

Estamos amarrados el puerto de Eemshaven en Holanda y ya hemos pasado el ecuador de la expedición. Durante este tiempo hemos estado muchos días sin ver tierra, en el mismo centro del mar del norte y también buceado en sitios espectaculares de la costa de Noruega y Escocia. Pero aun habiendo disfrutado en el mar, siempre apetece llegar a puerto y cargar energías.

Ayer empezaron mis andanzas por este Mar del Norte, desconocido hasta hoy para mí. Jorge (nuestro analista SIG) y yo, viajamos el lunes hasta el puerto de Eemshaven para incorporarnos a la expedición en su parte holandesa. Durante dos semanas estaremos investigando varias áreas de interés en estas aguas, en busca de hábitats esenciales tanto para especies pesqueras como para el ecosistema marino en general.

El lunes por la tarde llegamos al puerto de Eemshaven. Una pegatina enorme de "Oceana" en el barco islandés Neptune nos dio la bienvenida, junto a una docena de personas sonrientes de distintos países (principalmente españoles) con camisetas de Oceana.

Hoy hemos despertado en puerto. Tenemos nuevos compañeros –buzos holandeses–, aunque no hemos podido saludarles, ya que hemos tenido que abandonar el barco para dejarles sitio. Lo hemos hecho en parte con pena y en parte con ganas, con pena por dejar a nuestros compañeros unos días.

Desde que salimos del puerto de Hirsthals hemos estado navegando unos diez días por aguas de Dinamarca y  Alemania, haciendo inmersiones de ROV y buceo en busca de emanaciones gaseosas submarinas.

El sábado entramos en Eemshaven, puerto holandés, y llama mucho la atención el contraste de ver el puerto repleto de aerogeneradores junto con dos centrales térmicas, con las montañas de carbón.

Bueno, hoy día 29 seguimos en el Neptune. Los días pasan y el ambiente de compañerismo ha pasado a amistad.

Nos conocemos mucho los unos a los otros, nos reímos juntos, nos ayudamos mutuamente y lo más importante que funcionamos perfectamente cómo equipo.

Puede que algún día se te haga más duro que otros, pero enseguida tienes a alguien que te saca la sonrisa y cambia totalmente tú día.

Mi aventura en el Mar del Norte sigue siendo increíble y sé que por mucho que escriba en estos diarios la gente no puede hacerse ni la mínima idea de lo bueno que es estar aquí.

Titanes de 3 palas nos saludan al abrirse el día, grandes aerogeneradores que proveen de electricidad a una civilización que se nos comienza a hacer lejana después de 9 días en el mar. El cual, después de tratarnos tan bien este último mes comienza a enseñar sus colmillos. El ROV está preparado, el barco en posición. Aarón, al winch, nos advierte que una pantalla de agua se acerca a gran velocidad.

Hoy el día ha arrancado regular, con fuertes vientos y bastantes olas. Así que no fue posible lanzar el ROV por la mañana e hicimos varias dragas y CTD aquí y allí. Más tarde amainó el viento, de modo que tratamos de hacer un ROV y tuvimos buenos resultados.

Lo primero que quiero hacer, es dar la gracias a todos los compañeros y compañeras por la dulce sorpresa que me dieron el día que cumplía años!

Me siento muy afortunado de estar aquí por varias razones, pero una, de gran peso, es por el buen ambiente que se respira en el barco con todo el mundo! ¡Sou genials!

Hoy, arrancamos la jornada con un tiempo espectacular.

Tenemos el día soleado y el mar está perfecto para salir a bucear.

En los 90, cuando era un crío, había un programa de televisión que me encantaba. Estar aquí en el Mar del Norte, en esta expedición de protección marina, me ha traído recuerdos de cuando lo veía en mi infancia. Cada nueva aventura de la serie de dibujos animados Capitán Planeta nos animaba a comprender y cuidar nuestro planeta y esos mensajes son hoy en día tan pertinentes como lo eran entonces.

Es mi segundo año trabajando para Oceana y también el segundo en el Mar del Norte. Soy parte del equipo del ROV (Remotely Operated Vehicle, robot submarino).

Nuestra labor aquí es muy interesante y no tiene nada que ver con los trabajos que he realizado anteriormente. Trabajar y cuidar de los océanos a la vez es un privilegio que te hace sentir fantástico.

Como ya sabréis, somos un gran equipo compuesto por submarinistas, biólogos, marineros, fotógrafos, especialistas en vídeo submarino y más, pero nos hemos hecho un equipo y la atmósfera a bordo es muy buena.

Hoy nos hemos despertado a un hermoso día en el extremo más septentrional de las aguas danesas. Es mi primera expedición con Oceana y siento la emoción de averiguar que hay bajo la superficie.

Trabajar como biólogo marino a bordo del Neptune es duro, pero muy gratificante. Uno esperaría que llenarse de barro recopilando datos acabaría desanimando a cualquiera, pero a mí me anima y emociona en comparación con trabajar en la oficina (el Neptune también tiene un suministro ilimitado de café recién hecho, lo que contribuye a elevarnos la moral).

Antes de todo, quiero desear un feliz cumpleaños a Jordi. ¡Esperemos que te haya gustado la tarta!

Después de un par de días de descanso en Hirsthals (Dinamarca), ya hemos vuelto al trabajo (desafortunadamente el buen tiempo no nos ha acompañado). Además de hartarnos a tarta de cumpleaños, conseguimos hacer buceos con el ROV y dragas, y los buceadores exploraron las aguas de la zona.

En las dragas hemos podido ver ofiuras, erizos e incluso un ratón de mar (Aphrodita aculeata).

Hoy estamos atracados en el puerto de Hirtshals disfrutando de nuestro día libre, después de haber terminado la etapa noruega de la expedición. Ya en el ecuador de la campaña, es bueno parase y hacer una recopilación del trabajo llevado a cabo hasta la fecha, para tomar conciencia de todo lo visto, documentado, explorado y clasificado. De momento, las condiciones meteorológicas nos están permitiendo trabajar bien, lo que ha dado como resultado una muy productiva primera mitad, que espero que se prolongue hasta el final de la expedición.

Cada día, miles de aparejos de pesca se pierden en el fondo de los océanos, a veces por enganches en las rocas y otras veces porque ya no resultan útiles y son desechados directamente al mar. Estas artes de pesca abandonadas siguen cumpliendo con su función durante mucho tiempo.

En las dos inmersiones que hicimos hoy pudimos ver estas trampas mortales, una red que ya estaba totalmente colonizada de vida y una nasa recién perdida llena de bueyes de mar que estaban condenados a muerte, la abrimos y dejamos que pudieran salir.

Los fangos cubren la inmensa mayoría de los fondos marinos de los océanos. Incluso muchas zonas rocosas suelen verse cubiertas por una leve capa de fango. En ocasiones pueden resultar aburridos para la vista, ya que gran parte de la vida ocurre dentro, en el subsuelo. Gusanos, erizos, ofiuras, holoturias, moluscos, crustáceos, peces… una gran vida subterránea. En otras ocasiones hay especies que se han acomodado a estos ambientes y desarrollan formas ramificadas para agarrarse al sustrato.

Trigésimo día de embarque y casi media expedición realizada. Me siento muy acogido por el bravo Mar del Norte que, de momento, muestra su mejor cara. Temperaturas envidiables, tímidas lluvias pasajeras y unas más que aceptables condiciones  navales. Dejamos Escocia tras brindarnos gran variedad de especies y unos magníficos paisajes verticales. Mientras, Noruega nos deleita con sus parajes de ensueño, de pompas emergentes de granito y paredes abisales con flequillo laminario, donde las inmersiones parecen un instante y los descansos entre amigos, regalados...

Es curioso cómo reaccionan al vernos llegar; levantan la cabeza, se escrutan entre ellas, y cuando la primera da el paso de huida, las otras la siguen a tropel. Ganados unos metros de distancia (de falsa prudencia y de escasa  utilidad), se detienen para satisfacer su curiosidad. Nos observan, se observan, e intercambian inquietudes en un lenguaje extraño, para acabar dando media vuelta y despedirse con un frío picado tras un escueto saludo. El único rastro a su paso, unas  ligeras ondas en el agua, o unas pisadas olvidadas en la playa.

Cuando buceamos en mares tropicales el agua es azul celeste, transparente, y caliente, las condiciones ideales. Sin embargo llevando 15 días de campaña y buceando en aguas turbias, verdes y frías, estamos encantados. Tanto en Escocia como en Noruega nos hemos encontrado un ecosistema propio de agua templadas, “si se le puede llamar así a temperaturas de 9ºC”. Este ecosistema en un verdadero bosque, “el bosque encantado”. En todas las inmersiones hasta los 20 metros de profundidad un bosque de algas de varios metros de altura (quelpos) tapiza el fondo, impidiendo ver la roca.

Han tenido que pasar muchos años para que se cumpla un gran deseo: documentar la vida sumergida en las frías aguas de la costa de Noruega. Esto es lo que estamos llevando a cabo, desde hace unos días. Extremadamente feliz por tener la sensación de ser los primeros en explorar muchos de estos fondos marinos y por hallar uno de los peces “top ten” del Mar del Norte, el ansiado pez lobo (Anarhichas lupus)

A unos 25 m de la superficie y a una temperatura de 9ºC, me he topado con un ejemplar joven, creo que mis ojos por unos instantes fueron más grandes que los suyos...

Hoy me he levantado, y un día más, ya era de día, para mí hacia un sol espléndido (pero la verdad es que estaba lloviendo) y con buen humor he salido de la habitación, desayunando con mis compañeros y preparándonos para otro día perdidos cerca de Noruega, sin saber qué día del mes, sin saber qué día de la semana era, pero lo que sí que sabía, era que íbamos a tener una nueva aventura.

Arrancamos el lunes con las pilas cargadas después de nuestra primera parada en el puerto de Haugesund (Noruega). A las 7 de la mañana ya estamos preparados para tirar las dos embarcaciones al agua, ¡¡hoy tenemos día de buceo!! A la hora de comer, nos resguardamos entre unas islas que se encuentran a 8 millas de la costa y aquí es donde realizamos la segunda inmersión... El paisaje es espectacular y la sensación de estar aquí...¡Uf, impresionante! Es mi primera campaña como buzo en Oceana y me siento muy afortunado de poder vivir y compartir con todo el equipo esta experiencia.

Esta es mi primera campaña con Oceana, mi tarea es patrón de una neumática y de ayuda en las maniobras del ROV y dragas en cubierta. Después de catorce días de navegación por aguas de Escocia, las experiencias vividas han sido inmejorables y con tiempo estupendo, excepto hoy domingo, que tenemos descanso en puerto noruego y tenemos el día gris y lluvioso.

 

Soy Adolfo De Los Ríos Cerón, tengo 23 años y soy el patrón de una de las neumáticas de esta campaña. Acabé el curso de técnico en operaciones subacuáticas e hiperbáricas hace cuestión de dos meses y nada más finalizar los estudios me surgió la oportunidad de realizar este trabajo. Sinceramente, me siento muy afortunado de que mi primer trabajo sea de estas características. Con respecto a los compañeros, hay un ambiente extraordinario, son todo gente sana, agradable y muy trabajadores. Resumiendo, lo que llevo de campaña me está pareciendo un trabajo fantástico y muy, muy productivo.

A veces te sumerges en agua dulce, otras en agua salada. Hoy le tocaba al ROV bucear en agua con gas. Son pequeñas zonas que resultan tener actividad gaseosa por debajo y que a veces el susodicho gas sale a superficie cual gran pompa de jabón (así me lo imagino).

Tal ha sido nuestra suerte que no solo hemos podido bucear en dichas zonas sino que nos hemos encontrado también no solo uno, sino dos “perros del norte”. Para los no iniciados en la biología –como yo–, son unos peces con una boca muy grande, amenazadores y a los que le gusta meterse bajo piedras.

Hoy llegamos a mitad del Mar del Norte.

Nos despertamos con mal tiempo, frío, lluvia y algo de viento. Hoy parece invierno, al contrario que ayer, que tuvimos un día de verano. Es increíble lo rápido que puede cambiar el tiempo aquí, pero estamos bien en el corazón del Mar del Norte.

Aquí esperamos encontrar pockmarks. Los pockmarks son cráteres en el lecho marino causados por fluidos (gases y líquidos) que brotan del lecho marino y fluyen por el sedimento.

Otro gran día más, pero además hoy hemos estado acompañados de un gran día soleado que nos ha hecho recordar que estamos en verano. La verdad que ha sido un buen regalo que todos hemos agradecido y disfrutado. Pero hoy el horizonte se ha visto un poco diferente, no hemos podido contemplar su gran belleza. La causa ha sido la enorme plataforma petrolífera que nos ha acompañado durante la jornada de hoy y que desafortunadamente nos hace recordar todo el mal que provoca en los fondos marinos. Una lástima.

 

Hoy hemos llegado al Devil’s Hole (Agujero del Diablo), donde hay muchas franjas de fango, y el plan del día era buscar plumas marinas utilizando el robot submarino (ROV, Remotely Operated Vehicle). El tiempo estaba de nuestra parte: mar en calma y corrientes débiles, ¡perfectas para el ROV! De hecho, hemos podido hacer cuatro inmersiones de ROV.

Aprovechando que el estado del mar sigue siendo bueno, esta mañana hemos cargado el doble de tanques de aire en las neumáticas, junto a unos cuantos sándwiches, con la intención de realizar dos inmersiones en la costa mientras el Neptune permanece en mar abierto operando con el ROV y demás cosas de colgar.

El diario de hoy os llega de una invitada a bordo del Neptune, procedente del Joint Nature Conservation Committee (JNCC), un organismo que asesora al Gobierno británico en materia de conservación. Oceana acoge a dos empleadas del JNCC en la primera etapa de la expedición al Mar del Norte y esperamos que la información recopilada en aguas de Escocia nos ayude a nosotros, al Scottish Natural Heritage y a Marine Scotland a aportar una imagen más completa de los hábitats de estos fondos marinos.

Hoy ha sido un gran día. El tiempo ha mejorado cada vez más y las aguas han bajado hasta casi estar en calma. Comenzamos a hacer dragas en la costa de Moray Firth y encontramos de todo, de gusanos a ascidias. Las dragas más profundas trajeron ofiuras con enormes brazos alargados que se enroscaban en las placas Petri mientras se hacían las fotos. El mejor hallazgo del día ha sido un diminuto cangrejo ermitaño a más de 100 m de profundidad. No estamos seguros de qué especie es, así que se lo daremos a los expertos cuando termine la campaña.

De nuevo a bordo del Neptune para afrontar nuestra segunda campaña de investigación en las aguas del Mar del Norte. Hoy toca temporal, por lo que el trabajo a bordo varía completamente: comprobaciones de material, pruebas de operaciones, reuniones y “trabajo de oficina” ocupan casi todo nuestro día. Sin embargo, hoy me gustaría hablar de algo que nos ha permitido estar hoy aquí investigando este mar: la preparación de la campaña, no solo a nivel puramente científico sino a nivel administrativo.

A bordo del Neptune viaja un artilugio muy especial al que Helena (científica marina y experta en briefings matutinos) ha llamado Grabator. Se trata de una especie de lavadora rústica para limpiar las muestras de fondo marino que recoge la draga (o ‘grab’, en inglés). Grabator es básicamente una cubeta con un juego de cedazos, una manguera para retirar la tierra y otra para desaguar. Pero ha conseguido formar corrillo de curiosos las dos veces que lo hemos usado hoy. Gusanos, erizos, ofiuras y muchas conchas han sido sus primeros usuarios.

Después de más de dos días de carga y preparativos en Leith, el puerto de Edimburgo, los motores del Neptune han empezado a vibrar a las 11 de la noche. Pasaba la medianoche cuando terminaba de abrirse la puerta de la esclusa y salíamos al Mar del Norte. ¡Por fin en el mar!

A continuación:

La tripulación