Non-Managed Species

Política Pesquera Común: Especies No Gestionadas

Los recursos pesqueros representan una fuente de alimento y el modo de vida de muchos habitantes de la UE.

Visión general

Los recursos pesqueros representan una fuente de alimento y el modo de vida de muchos habitantes de la UE. Por lo tanto, deben ser gestionados responsablemente por las autoridades y por el sector pesquero, con un sistema apropiado de control que pueda garantizar que no se sobreexploten los stocks y  que la actividad pesquera no deje de ser económicamente viable en el  medio o largo plazo.

© OCEANA / Carlos Suárez

Gestionar los stocks pesqueros y asegurar que se mantienen dentro de los niveles sostenibles son obligaciones vinculantes bajo las reglamentaciones de la UE y los tratados internacionales. Y sin embargo, 686 especies (82% del total) todavía son explotadas y comercializadas por la flota de la UE sin medidas de gestión adecuadas, y se desconoce el estado de la mayor parte de los stocks. En términos de volumen, representan una proporción significativa (31%) del volumen total capturado por la flota comunitaria y  el 36% del total del valor económico de las capturas desembarcadas en puertos de la UE.

Estos son algunos ejemplos de especies no gestionadas y parcialmente gestionadas para las cuales debería implementarse una mejora en las medidas de gestión, según diferentes criterios:

Vulnerabilidad: pargo, meros, alosas, calamar, erizos de mar, holoturias

Capturas: sardina, boquerón, listado, alacha, atún de aleta amarilla, vieira

Valor: gamba blanca, salmonete, galera, pulpos, merluzas, langosta

¿Qué hace Oceana?

Con el fin de alcanzar el objetivo de explotación sostenible de los recursos pesqueros y una actividad viable en el largo plazo, resulta prioritario que se implementen medidas de gestión basadas en el mejor conocimiento científico disponible al conjunto de especies explotadas.

  • Oceana solicita que se incremente el número de especies gestionadas mediante el establecimiento progresivo de medidas técnicas, restricciones de esfuerzo pesquero y límites de captura, basándose en un enfoque científico y ecosistémico. El número de capturas no debe ser el único criterio para priorizar las especies gestionadas, sino que deben considerarse otros aspectos como la vulnerabilidad de la especie a la  sobreexplotación.

© OCEANA / Juan Carlos Calvín

  • La Política Pesquera Común (PPC), actualmente en proceso de reforma, debe incluir disposiciones vinculantes que garanticen que todos los stocks pesqueros explotados tienen medidas de gestión, especialmente planes plurianuales y/o TAC.
  • En aguas de la UE resulta necesario incrementar el número de especies gestionadas mediante límites de capturas basados en criterios científicos, especialmente en la región del Mediterráneo. Para los stocks compartidos, la UE debe liderar la adopción de medidas similares dentro de las OROP correspondientes.
  • La UE debe asegurar que la flota europea desarrolle sus actividades con el mismo nivel de exigencia de gestión dentro y fuera de las aguas de la UE.
  • La ausencia de información científica no debe justificar la ausencia de gestión. El principio de precaución debe aplicarse en estos casos mediante el establecimiento de límites de captura cautelares y otras medidas de gestión precautorias.

© OCEANA

A continuación:

Prensa e informes