Would you like to view our US Site?

Las fascinantes especies que viven en las profundidades marinas, a cientos de metros bajo la superficie, son algunas de las menos indicadas del mundo para soportar la pesca comercial. Su fisiología se ha adaptado a vivir en un entorno frío y oscuro, con recursos dispersos y poco abundantes. Como resultado, los procesos biológicos de muchas especies de profundidad transcurren a una escala temporal mucho más lenta que los de aguas someras: crecen despacio, se reproducen a edad tardía y pueden vivir muchos años.

El océano tiene un papel fundamental a la hora de controlar el efecto invernadero y regular la temperatura de la Tierra, que mantiene la vida tal y como la conocemos. Esto es posible gracias a su gran capacidad para absorber dióxido de carbono (CO2) del aire, actuando así como un sumidero de carbono. Sin embargo, debido al rápido aumento de nuestras emisiones de gases invernadero, el nivel de carbono está ascendiendo en el agua, lo cual reduce el nivel de pH. Este fenómeno es conocido como “acidificación oceánica”.

La UE está reformando el actual reglamento sobre pesca de profundidad en el Atlántico Nordeste. Este texto, que viene de 2002, ha demostrado su ineficacia: las especies de profundidad no se han gestionado de forma sostenible y se han permitido pesquerías que dañan ecosistemas vulnerables. ¿Conoces los datos que hay detrás de esta pesca y su impacto?

Páginas