Si sigues nuestro trabajo, quizá te hayas percatado de que tenemos debilidad por las montañas submarinas. Bueno, lo reconocemos: hay algo de obsesión en ello.

¿Qué tienen las montañas submarinas que nos encantan?

¿Gran biodiversidad? Sí.

¿Mamíferos marinos y superdepredadores? Sí.

¿Ecosistemas productivos que incluyen hábitats esenciales y sensibles? Sí y sí.

Cuando oyen hablar de tiburones, la mayoría de la gente piensa en los trópicos y en aguas cristalinas. Pero la realidad es que hay tiburones en todo el mundo, incluso en las frías aguas del Báltico.

De hecho, en el Báltico y en el Kattegat se ha comprobado la existencia de 31 especies de tiburones, rayas y quimeras (peces cartilaginosos o condrictios), aunque pocas veces se oye hablar de ellos porque apenas quedan unos pocos.

Páginas