Would you like to view our US Site?

Durante muchos años, diversos proyectos de investigación han estudiado en el Pacífico los minerales del lecho marino, como el manganeso, el cobre, el níquel, el zinc o el cobalto. A finales del siglo XIX se descubrieron los primeros nódulos polimetálicos, pero en aquella época no era rentable explotarlos. Por desgracia, los tiempos han cambiado y a medida que se agotan las minas terrestres y la demanda continúa creciendo (p.ej., para aparatos electrónicos y smartphones), suben los precios y la búsqueda de nuevas fuentes de suministro se encamina al lecho marino.

El viernes pasado, una serie de políticos daneses, incluyendo a la ministra de Alimentación, Agricultura y Pesca, Karen Hækkerup, acudieron invitados a Elsinor (Dinamarca) para saber más sobre el especial valor medioambiental del Sound, y para hablar de las amenazas a las que se enfrenta hoy en día. Oceana organizó el evento junto con WWF, Greenpeace y la Sociedad Danesa para la Conservación de la Naturaleza, y en él participaron tanto políticos locales como diputados.

Últimamente florecen los estudios para la prospección de hidrocarburos que declaran hallar una biodiversidad en las áreas de interés tan escasa que no se sabe si las compañías han explorado el fondo marino o la Luna. La verdad no tiene ningún sentido, y si te fijas bien, los datos reales terminan reflejando que los estudios de impacto medioambiental están bien lejos de la realidad. 

Páginas