Would you like to view our US Site?
The impact of the EU IUU regulation on seafood trade flows

¿Cómo han afectado las acciones de la UE contra la pesca ilegal a nuestros flujos comerciales de productos pesqueros? ¿Y qué nos dicen estos patrones?

Diez años después de la adopción del Reglamento IUU (pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, por sus siglas en inglés) de la UE, un nuevo informe examina cómo el sistema de “tarjetas” de la UE ha tenido un impacto en el flujo de productos pesqueros en Europa.

Fuente: EJF, Oceana, Pew y WWF. Autor: Victoria Mundy

 

Hace poco más de 10 años, se estimaba que cada año entraban en el mercado comunitario unas 500.000 toneladas de productos pesqueros capturados ilegalmente. Una actividad ilícita valorada en 1.100 millones de euros, que no solo perjudica a las comunidades y negocios locales, sino que también agota nuestros recursos marinos. La Unión Europea es el mayor mercado de productos pesqueros y acuícolas del mundo en términos de valor, y sus ciudadanos consumen un promedio de 25.5 kg de pescado por persona y año. Esta es la razón por la cual la adopción en 2008 del Reglamento de la UE contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU), fue un paso crucial para garantizar que el pescado que llega a nuestra mesa sea capturado y comercializado legalmente.

El Reglamento es posiblemente la ley más ambiciosa a nivel mundial para combatir la pesca ilegal, utilizando una serie de medidas comerciales. Su sistema de “tarjetas” ha demostrado ser particularmente efectivo para impulsar reformas pesqueras en terceros países, en términos de mejora de la gestión pesquera y de los controles sobre la legalidad de los productos pesqueros. Gracias a este sistema, la Comisión Europea puede advertir a los países (‘tarjeta amarilla’) que no tomen medidas contra la pesca ilegal de conformidad con las normas internacionales. Si no se abordan las deficiencias de manera oportuna y efectiva, se prohíben las exportaciones de productos pesqueros del país a la UE (‘tarjeta roja’), entre otras sanciones, hasta que se adopten las medidas necesarias. Esto claramente tiene un impacto importante tanto en el país exportador ('país con tarjeta') como en el Estado europeo importador.

Desde enero de 2010, cuando el Reglamento entró en vigor, 25 países han recibido una tarjeta amarilla, y de estos, todavía tres tienen una tarjeta roja (ver la lista aquí).

Pero, ¿qué sucede realmente con los flujos comerciales de productos pesqueros cuando un país recibe una tarjeta amarilla o roja?

El nuevo informe ha sido publicado a principios de este mes, como apoyo al trabajo de Environmental Justice Foundation, Oceana, The Pew Charitable Trusts y WWF†, y es el primer análisis detallado que indica que se han producido cambios en los flujos comerciales de productos del mar desde 2010, que parecen estar directamente relacionados con el Reglamento IUU. El informe se centra en los flujos comerciales de "alto riesgo" que llegan a la UE, en términos de la probabilidad de que los productos sean capturados en contravención de las normas de pesca aplicables.

Contrariamente a análisis previos, el informe muestra que las deficiencias en los controles a las importaciones por parte de los Estados miembros, y la falta de armonización de los mismos, podrían estar proporcionando una ruta para que los productos pesqueros no conformes entren al mercado comunitario.

En particular, el informe identifica varios ejemplos de flujos comerciales de alto riesgo que se desplazan entre los países europeos tras la advertencia (tarjeta amarilla) a ciertos países exportadores.

Ejemplo 1: Aumento de importaciones a Italia tras la imposición de tarjetas amarillas

Italia notificó un aumento de las importaciones tras la imposición de tarjetas amarillas a más de la mitad de los terceros países / territorios analizados, en particular para productos de alto valor como el pez espada y el atún.

Importaciones de atún rabil congelado de Ghana * comunicadas por Italia (2005-2016)

 

Fuente: Eurostat * Tarjeta amarilla emitida en noviembre de 2013, tarjeta retirada en octubre de 2015

Importaciones de pez espada congelado de Taiwán* comunicadas por Italia (2005-2016)

 

Fuente: Eurostat * Tarjeta amarilla emitida en octubre de 2015, no retirada aún (a fecha de enero de 2018)

 

Ejemplo 2: Desplazamiento de flujos comerciales de España a Portugal

Portugal notificó un aumento de las importaciones procedentes de varios terceros países con tarjeta amarilla, lo que a menudo coincidió con una disminución de las importaciones de los mismos productos (pez espada, tiburón y surimi) notificados por España. El análisis de los flujos comerciales intracomunitarios UE también indica que Portugal puede haber sido utilizado como punto de entrada para los productos destinados a España, lo que dificulta a las autoridades en España verificar el origen legal de este marisco debido a la existencia del mercado único de la UE.

Importaciones de pez espada congelado de Panamá * reportadas por España y Portugal (2005-2016)

 

Fuente: Eurostat * Tarjeta amarilla emitida en noviembre de 2012, tarjeta retirada en octubre de 2014

 

Comercio intracomunitario* de pez espada congelado desde Portugal hacia España

 

Fuente: Eurostat * Incluye los datos comunicados por Portugal como Estado miembro de expedición (dentro de la UE) y España como Estado miembro receptor.

 

El informe también revela picos aleatorios en el comercio y otras anomalías en el mercado de otros países de la UE, que no están considerados como principales importadores de productos pesqueros, por ejemplo Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, República Checa, Letonia, Lituania y Polonia.

¿Cuáles son las implicaciones de estas tendencias?

Estas tendencias sugieren que los operadores pueden estar utilizando aquellas fronteras de la UE que se consideran más porosas para la importación de productos pesqueros de alto riesgo, y potencialmente capturados ilegalmente. Esto justifica la necesidad urgente de mejorar la coordinación y la armonización de los controles a las importaciones de pescado por parte de los Estados miembros.

Los países de la UE de tránsito y destino final deben también coordinarse mejor para asegurar que los certificados de captura para las importaciones de productos del mar sean analizados de manera efectiva, y que se apliquen controles robustos y consistentes a las importaciones a lo largo de toda la frontera de la UE.

Un sistema informático de ámbito europeo para facilitar la armonización, la coordinación y el control basado en el riesgo de las importaciones de productos del mar en toda la UE es fundamental para el éxito del Reglamento IUU, y su establecimiento debe ser una tarea prioritaria para la Comisión Europea y Estados miembros por igual.

 

† Environmental Justice Foundation (EJF), Oceana, The Pew Charitable Trusts y WWF trabajan juntas para garantizar la implementación armonizada y efectiva del Reglamento de la UE contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU). El análisis de los flujos comerciales de productos pesqueros tras la entrada en vigor del Reglamento UE contra la pesca IUU ha sido escrito por Victoria Mundy en colaboración con TRAFFIC y se puede encontrar en: Link

 

 

 

A continuación:

¿Deberían basarse los límites de capturas en las recomendaciones científicas? Los ciudadanos dicen que SÍ

Leer el artículo siguiente